teletrabajoargentina

Empleos La Nacion – Desde casa también se puede

In Uncategorized on 13 julio 2009 at 3:40 PM
Teletrabajo / La oficina virtual
El trabajo a distancia hoy cobra protagonismo. La gripe A obliga a hacer uso de la tecnología para proteger a los empleados en riesgo y a su vez lograr productividad

por Marilina Esquivel Para LA NACION

La resolución del Ministerio de Trabajo de dar licencia con goce de sueldo a empleados en riesgo por la gripe A puso a prueba la capacidad de reacción de las empresas, que debieron implementar rápidamente esquemas de teletrabajo desde el 3 de julio y por 15 días corridos.

Para aquellas compañías que recurren frecuentemente al home office la situación no es traumática, pero otras debieron actuar de manera inmediata y no pudieron aconsejar a sus empleados sobre las claves de trabajar desde casa. Aun así, la nueva situación no generó problemas ni demoras en los procesos diarios, aseguran varias empresas a LA NACION.
Según el Ministerio de Trabajo de la Nación, antes de la epidemia existían más de 1,5 millones de oficinas en el hogar, tanto en relación de dependencia como autónomas. Sin embargo, Viviana Díaz, coordinadora de Teletrabajo del organismo, dice que “la Argentina aún no tiene una ley de teletrabajo. La propuesta para las empresas que quieren contratar teletrabajadores es el Programa Piloto de Seguimiento y Promoción del Teletrabajo en Empresas Privadas (Propet)”, explica. Actualmente, Telecom, Cisco e YPF forman parte de la experiencia.

Para el ministerio la mejor forma de implementar el teletrabajo es mixta: con días de trabajo en casa y otros en la empresa. “Hay que tener en cuenta condiciones de higiene y seguridad. Eso implica que un teletrabajador no puede estar mal sentado frente a su PC o con mala iluminación. En el Propet, la Superintendencia de Riesgos de Trabajo tiene un rol de auditor y monitor”, agrega Díaz.

Consultada sobre si las empresas establecen controles sobre los teletrabajadores, la experta comenta que “sería beneficioso siempre que no se ingrese en la vida privada de la persona”, y califica de ejemplo negativo el de los call center que usan softwares para monitorear el movimiento de los empleados.
Por otro lado, Telecom, en su Manual del Teletrabajador, brinda sugerencias:
Separar el espacio de trabajo. Si no se dispone de una habitación separada se debe definir una zona de trabajo y recordar que cuando se está en ella es para trabajar.
No permitir que la familia o amigos vean el teletrabajo como una situación de menor carga de tareas y responsabilidad. Hay que fijar pautas claras que, preservando la armonía del espacio familiar, permitan desarrollar la tarea.
Estructurar el tiempo para generar el mismo valor que en la oficina. Agrupar reuniones, visitas a clientes y proveedores en los días que se asiste a la oficina para maximizar el tiempo de trabajo.
Vestirse para trabajar para situarse en clima laboral. Se desaconseja el uso de ropa deportiva o con la que no se asistiría a la oficina.
Telecom tiene 100 teletrabajadores en diferentes ciudades del país como parte de un convenio firmado con el Ministerio de Trabajo. Para seleccionarlos se tiene en cuenta la naturaleza de su tarea, sus características personales y profesionales, y también las de su jefe. “Hay dos variables indispensables para el éxito del teletrabajo: el trabajo por objetivos y la confianza”, dice Marcelo Villegas, director de Capital Humano de Telecom.

La empresa brinda capacitación sobre teletrabajo para el empleado y su jefe, realiza encuestas de satisfacción para ambos y, además, periódicamente visita el domicilio del teletrabajador para verificar que se cumplan medidas de seguridad y evitar el aislamiento. Flavia Mazzotta, analista en la gerencia de Desarrollo de Canales, es una de las teletrabajadoras de la telefónica.

Usualmente trabaja tres días en su casa y dos en la oficina, pero debido a la gripe A en estos días trabaja toda la semana de manera remota. Además, como medida de prevención, por tres semanas, los 15.000 empleados del grupo se sumarán al home office en grupos rotativos de 5000.

La empresa provee a los teletrabajadores regulares de una laptop y un celular a un apoyapiés, entre otros recursos. Además da un plus monetario en concepto de gastos generales de la casa. “Hay que trabajar igual que en la oficina y no autoexigirse y sentir que hay que demostrar que se trabaja más porque uno está en su casa”, sugiere. Y agrega: “Tengo dos hijos y para ellos esto también fue un cambio, pero yo traté de no modificar su rutina”.

Valeria Camaño, jefa de Desarrollo Organizacional de Boehringer Ingelheim, también debió reorganizar su día. Actualmente trabaja desde su casa porque está embarazada de cuatro meses y tiene dos hijos, de 6 y 3 años. “Los chicos me demandan. Hay más interrupciones, pero voy buscando los momentos de trabajo. Muchas veces después de acostarlos termino alguna cosa pendiente. La empresa entiende perfectamente la situación y su flexibilidad es enorme”, explica y destaca que esta crisis fortaleció la solidaridad del equipo de trabajo.
En American Express, la crisis sanitaria permitió probar un plan de teletrabajo que la empresa estaba desarrollando localmente desde febrero. “La gripe nos permitió ponerlo en práctica de manera forzosa. Tal vez fue bueno porque en otro contexto podría generar resistencia, pero ahora todos lo tomaron de manera proactiva”, explicó Claudia Raunich, directora de RR.HH. de la empresa financiera.

Por este mes, el beneficio se extendió a todos los empleados, pero la compañía tenía tres teletrabajadores full time, además de los puestos comerciales que trabajan remotamente siempre. Además, cualquier empleado puede trabajar desde su casa si su tarea requiere concentración especial. “Cuando la gripe pase algunos volverán a la empresa y otros seguirán trabajando virtualmente”, adelanta.
Por otro lado, hace tres semanas, American Express distribuyó un instructivo sobre trabajo virtual a todos los empleados del mundo. “A los líderes se les recomienda tener fotos de las personas que trabajan de manera virtual para estar conectados”, reveló Raunich. Autodisciplina y confianza

La disposición ministerial aplica a embarazadas y trabajadores inmunocomprometidos o que padezcan enfermedades oncológicas, o que le provoquen inmunosupresión o patologías cardíacas crónicas, diabetes o afecciones respiratorias, pero algunas empresas están extendiendo el teletrabajo a más empleados para evitar muchedumbres en las oficinas. Algunas dividen la dotación para implementar un esquema de asistencia rotativo.
El trabajo remoto no es aplicable a todas las personalidades. Se requiere gran capacidad de organización personal y autogestión, y no necesitar supervisión física.

Por otro lado, el supervisor de teletrabajadores debe tener confianza en ellos y la capacidad de integrarlos a pesar de la distancia para que no se sientan invisibles para la empresa. “Los jefes no deben tener miedo -aconseja Grande- porque la mayoría de la gente es responsable y en estos tiempos todos cuidan su trabajo y lo quieren conservar.”

Para Cecilia Ortega, directora de RR.HH. de Hewlett-Packard (HP), los jefes deben definir objetivos claros y medir por resultados y no por presencia física. Alrededor del 15% de la fuerza laboral de 500 personas de HP (sumadas a las 2300 de la adquirida EDS) teletrabaja full time.
“Antes de hacerlo le sugerimos a los teletrabajadores que se pregunten si están preparados para no tener un escritorio, un interno y un lugar físico donde trabajar, y aun así sentirse parte de la organización. Además les pedimos que intenten mantener el grupo de pertenencia, por ejemplo al asistir a reuniones en la empresa”, dice Ortega.

Varias compañías implementaron otras medidas de prevención contra la gripe, como desplazar el horario laboral para que el personal no viaje en transporte público en horario pico. Desde hace unos días, la empresa de seguridad digital Gemalto provee remises a su gente para que evite elhacinamiento de subtes, trenes y colectivos, pero esta semana optará por el home office. “Por una cuestión de seguridad tenemos que minimizar el tiempo que pasamos fuera de la oficina”, dice el gerente de RR.HH., Néstor Fidalgo.

Iplan, por su parte, había lanzado su programa de teletrabajo Quedate en 2007. Tiene un sistema de telefonía que permite trasladar el interno de la oficina al celular o al teléfono particular. También usan la webcam para mantener los equipos de trabajo integrados, aun a la distancia.

Para los empleados, entonces, no es nuevo trabajar desde casa, pero sí que, en este momento y a causa de la epidemia, haya tantos teletrabajadores a la vez.
Para las empresas, el punto final para las medidas preventivas no está fijado; todo dependerá de cómo evolucione la gripe.

Marilina Esquivel para LA NACION

Testimonio
María Florencia Grande Gerente de Producto en HP

María Florencia Grande, de 31 años, está embarazada de 3 meses y desde el 3 de julio está trabajando desde su casa. HP, empresa de la que es gerente de Producto, le dio una laptop, un celular para que haga todas las llamadas y una tarjeta por si necesita realizar una conferencia internacional por teléfono. Además tiene una active card que coloca en su computadora y le permite acceder a todos los archivos de HP.

Pero Florencia no está sola en su casa; Catalina, su hija de un año, ahora comparte la jornada laboral con ella. “Estoy más tranquila quedándome en casa. No es fácil organizarse, pero tengo la ayuda de mi mamá, que viene unas horas a cuidar a Cata, y como también tengo las herramientas informáticas adecuadas, todo se vuelve más sencillo”, cuenta. Le gusta estar en su casa, aunque reconoce que a veces también se queda trabajando hasta más tarde.

Testimonio
María De Undurraga Analista corporativo de clasificados de Mercado Libre
“Trabajar desde casa requiere autodisciplina, pero si uno sabe cuál es su responsabilidad cumple con su trabajo. Trato de no distraerme con la televisión o el teléfono”, dice María De Undurraga, del área de Clasificados de Mercado Libre. De 30 años y embarazada de seis meses, esta profesional se comunica con su equipo de trabajo por MSN y Skype. La empresa le facilitó una notebook con los archivos que tenía en su computadora de la oficina.

Con ella, son diez las empleadas de Mercado Libre, entre embarazadas y madres con niños pequeños, que adhirieron al teletrabajo. “Coordinan sus objetivos y planifican las tareas con su supervisor”, explica el director de RR.HH., Sebastián Fernández Silva, y agrega que el teletrabajo no es una práctica usual en la empresa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: